ciencia en el renacimiento

La Astronomía y la Medicina fueron los dos temas principales conectados con al ciencia natural practicada por los estudiosos de la edad Media y de los comienzos de los tiempos modernos. La Medicina era la más importante de ambas disciplinas.


En medicina, el Renacimiento es la época del pensamiento anatómico: de la anatomía, de la cirugía y de la anatomía patológica. La disección de cadáveres humanos ya se practicaba ocasionalmente en los siglos XIII y XIV con fines médico-legales o de estudio del cuerpo humano por algunos artistas italianos. En ese período destaca la obra del profesor boloñés Mondino de Luzzi, Anathomia, completada en 1316. Sin embargo, buena parte de sus disecciones fueron pericias médico-legales. Su Anathomia está enmarcada en autores árabes.

Un rasgo de la profesión médica era el estrecho contacto entre elementos artesanales y cultos de la profesión. Había dos tradiciones, la de los cirujanos barberos y la de los boticarios. Tales artesanos tenían cierto contacto con los estudios médicos, ya que los médicos formados en la universidad recetaban medicinas que preparaban los boticarios, y en ocasiones supervisaban operaciones realizadas por los cirujanos.

para la iglesia nada de esto era favorable, ya uqe estaba contradusiendo totas las supuestas verdades que en la edad nedia se dieron a conoser, el sol pasaba a ser el centro del universo y la tierra es un planeta mas que giran alrededor del sol. se da un humanismo exexivo, el hombre como la medida de todas las cosas.

CONTRA REFORMA


La Contrareforma fue el movimiento de la Iglesia Católica Romana en los siglos XVI y XVII que trató de eliminar los abusos dentro de alla y responder a la Reforma Protestante. Hasta hace poco los historiadores tendían a insistir en los elementos negativos y represivos de este movimiento, tales como la Inquisición y el Índice de Libros Prohibidos, y a centrar su atención en sus aspectos políticos, militares y diplomáticos. En la actualidad muestran un mayor reconocimiento por la gran espiritualidad que animó a muchos de los dirigentes de la Contrareforma. La Contrareforma fue activista, marcada por el entusiasmo por la evangelización de los nuevos territorios descubiertos, especialmente en Norteamérica y Sudamérica; por el establecimiento de escuelas religiosas, en lo que los jesuitas tomaron la iniciativa, y por la organización de obras de caridad y de catequesis bajo la dirección de reformadores como San Carlos Borromeo. Algo paradójicamente, también hubo un renovado entusiasmo por la contemplación, y la época produjo dos de los mayores representantes del Misticismo: Teresa de Jesús y Juan de la Cruz.

La Contrarreforma Católica alimentó un renacer en la Roma papal, impulso que se manifestó en el reavivamieto de antiguas órdenes religiosas, como la Orden de los carmelitas descalzos, reformada en España por Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, los dos grandes escritores místicos de la Península Ibérica.
Pero la orden religiosa que más ayuda prestó a la Contrarreforma Católica fue la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola, de la que se distinguieron varios teólogos participantes en el Concilio de Trento.

Rechazo a la idea de la Biblia como fuente única de doctrina (son de igual importancia la Sagrada Tradición Apostólica y el Magisterio de la Iglesia Católica que junto con la Biblia hacen parte del único depósito de la fe).
La salvación es por gracia de Dios mediante la fe y las obras juntas (Decreto de la Justificación).

Aunque muchos creían que era necesario reformarse, no sabían el modo de hacerlo. Pronto, se llegó a la idea de que la mejor solución era convocar a un Concilio donde se pudiesen discutir las posibles reformas. Carlos V presionaba también a los Papas para que se convocase ese concilio con la esperanza de que la Iglesia Católica volviese a existir unificada, pero los Papas desconfiaban de las pretensiones políticas de Carlos V en Italia y no convocaron este concilio sino hasta 1545, reunión que será conocida como Concilio de Trento.

REFORMA LUTERANA


Movimiento religioso iniciado en la primera mitad del siglo XVI, que dio origen a las iglesias protestantes y sustrajo a la obediencia de los papas a gran parte de Europa. La Reforma nació por razones religiosas, pero el punto de partida fue la crisis de la sociedad medieval, y sus causas: el relajamiento de la fe y de las costumbres, la corrupción del propio clero y la difusión de la Biblia, como consecuencia de la invención de la imprenta.

El iniciador de la Reforma fue el monje agustiniano alemán Martín Lutero (1517), y siguieron una orientación parecida Zwinglio en Suiza y el francés Calvino, en Ginebra. EL luteranismo se extendió por Alemania, Holanda, Dinamarca, Noruega y Suecia, mientras que el calvinismo lo hacía por Francia, Inglaterra y Escocia. La reforma rompió la unidad religiosa de Europa con la aparición de varias iglesias cristianas, entre las que son las más destacadas, la luterana, la calvinista y la anglicana. Motivó, por reacción, la CONTRARREFORMA.” Diccionario enciclopédico Planeta.

Se conoce como Contrarreforma al movimiento que inició la Iglesia Católica frente al avance de las religiones reformadas. Lo que la Iglesia pretendía era el freno de los abusos cometidos por el clero y una mejor definición del dogma.

Así, los inicios de la Contrarreforma estuvieron marcados por una renovación de las órdenes religiosas y la aparición de otras nuevas, entre las que se encuentra la Compañía de Jesús, fundada por Ignacio de Loyola en 1534. Sus integrantes implantaron en América un nuevo tipo de acción misionera. El propósito de la Contrarreforma era la propagación de la fe, con total sujeción a la autoridad del Santo Padre.

Además de la Contrarreforma también pueden citarse otros instrumentos para la lucha contra la herejía como la “Inquisición reformada” (1546) y la publicación de un “Índice de libros prohibidos”, para tener control de la difusión de la literatura peligrosa para la Iglesia.

Martin Lutero


Martín Lutero (1483-1546)
Lutero nace en Eisleben, y a los 22 años ingresa en los agustinos por un voto en un momento de pánico. Estudia teología, y luego imparte clases de filosofía primero y luego teología, en la Universidad de Wittenberg.
Vive una fuerte crisis espiritual a causa de su pánico por la condenación eterna, ante la visión del Dios=Justiciero, pues reconoce su miseria y su inaptitud para la redención. En 1517 publica sus 95 tesis contra las indulgencias, que marcan el inicio de la Reforma.
Más adelante radicaliza sus posturas, negando a la Iglesia la auténtica interpretación de las Escrituras, reduce los Sacramentos a Bautismo, Penitencia y Eucaristía (sin sentido sacrificial), y niega la supremacía del poder espiritual sobre el temporal.
La ruptura definitiva se da en la dieta de Worms de 1521, presidida por Carlos V, en la que Lutero se niega a retractarse y es excomulgado y expulsado del Imperio.
En este tiempo Lutero empieza a extender su doctrina y traduce el NT al alemán. Se producen entonces numerosas revueltas y desórdenes públicos

La Reforma Protestante


Llegados al final de la Edad Media, se observa en toda la Cristiandad una sensación de malestar general a causa de la situación religiosa, especialmente por la racionalización desencarnada de la teología, que no llega a la gente y se transforma en una ciencia especulatoria; y por la inmoralidad vigente entre el clero.
De esta situación, y animada por la nueva mentalidad, surge un espíritu común de renovación, de Reforma, dentro de la misma comunidad eclesial. Ya desde la Baja Edad Media se vislumbraban movimientos de retorno al evangelismo puro (en contra de la excesiva abstracción teológica).
Es importante tener en cuenta que esta nueva “mentalidad” pretende reformar la Iglesia sin separarse de ella, con un espíritu renacentista, conciliador. Este humanismo cristiano es lo que se suele denominar la philosophia Christi, cuyo máximo representante fue Erasmo de Rotterdam (1466-1536).
Su obra más conocida es “El elogio de la locura” (1509), en que con una fina ironía, critica la situación intelectualista en que se halla la escolástica, y propugna la reconsideración de las dimensiones impulsivas y afectivas, doctrina muy acorde con la revalorización humanística de la persona, del individuo. Su labor humanística de retorno a los clásicos y a las fuentes se plasma en su edición crítica del texto griego del Nuevo Testamento.
Este humanismo cristiano recogía en la medida de lo posible la herencia del nominalismo y corrientes del fin de la E. Media: no cree en las ideas como entidades autónomas, refuerza el valor de lo individual…
La philosophia Christi quedó hundida bajo el surgimiento de la reforma protestante.
Este sentimiento general de reforma de la Cristiandad, fue tomado a la tremenda por algunos (Lutero), llevado así a la rotura de la unidad de la Iglesia, de la unidad religiosa que había mantenido unida a Europa, bajo la bandera del Sacro Imperio Romano-Germánico.
La Reforma Protestante acentuó en sobremanera algunos aspectos de la mentalidad renacentista: valor de la libertad y conciencia individual, el valor del retorno a las fuentes. Un claro ejemplo es la exaltación del individualismo hasta el punto de contraponer el principio del libre examen de las escrituras, rechazando la autoridad de la jerarquía eclesiástica.
La reforma protestante encontró un magnifico caldo de cultivo entre los pensadores humanistas, y muchos reformadores fueron grandes humanistas (Melanchton, Zwinglio y Calvino), ya que estos humanistas eran grandes críticos de la situación de degradación moral del clero y la jerarquía eclesiástica. También hay que decir que algunos humanistas abandonaron las ideas reformadoras asustados por su radicalidad y la tendencia a la ruptura con la Iglesia, y por el pesimismo antropológico anti-humanístico del “sola fides, sola gratia” (principio material de la reforma).
Detalles como estos principios llevan a la ruptura entre la Reforma y el Humanismo y se reflejará en problemas como la trascendencia y la libertad del hombre. El luteranismo se proclama como un movimiento dialéctico, de contrastes, y así afirma la completa sumisión a Dios, de la servidumbre del arbitrio humano, frente al libre albedrío defendido por los católicos, y que defendió Erasmo.

CATAROS


A partir del XII comienzan a aparecer de nuevo herejes en las zonas donde antes habían surgido y habían sido eliminados. En 1144, en Colonia, es detenida una secta que se presentaba a modo de Iglesia jerarquizada, el mismo año en Lieja aparece otro grupo de características similares. Estas apariciones ir n acompañadas de ejecuciones en la hoguera. En 1145 San Bernardo habla de los "tejedores arios" en la zona de Tolosa y Albi, a la que viaja para combatir las predicaciones heréticas por orSan Bernardo ya fijó la atención sobre los herejes del Lenguadoc cuando se dirigió a allí para luchar contra las predicaciones de Enrique de Lausana. Descubre en Tolosa a los "arios". A San Bernardo de Claravall le acompaña un legado pontificio que sufre el rechazo de la población: la gente no se identifica con Roma. San Bernardo también ser rechazado en el castro de Verfeil. Aún no se ha hablado de métodos violentos para combatir a los herejes, solo del diálogo.den del Papa Eugenio III.